Así es la ITV de un vehículo híbrido

Cada día circulan más vehículos híbridos por las carreteras españolas. En un principio, la normativa no contempla distinciones a la hora de llevar a cabo la inspección técnica en los vehículos híbridos y en los de combustión, por lo que los elementos que se comprueban son los mismos: identificación, acondicionamiento exterior, carrocería y chasis, acondicionamiento interior, alumbrado y señalización, emisiones contaminantes, frenos, dirección, ejes, ruedas, neumáticos y suspensión, motor y transmisión.
Dentro de estos vehículos, distinguimos varios tipos: enchufables, microhíbridos, autorrecargables o de gas. Los primeros son eléctricos y térmicos a la vez, es decir, llevan un motor eléctrico y una batería (que se carga en casa o en postes públicos) con capacidad para circular, al menos, unos 40 kilómetros sin emisiones, suficiente para los viajes diarios. Los modelos microhíbridos son casi iguales que los clásicos de combustión. La diferencia es que el motor principal cuenta con el apoyo de un sistema eléctrico en momentos concretos, como en las arrancadas tras las detenciones urbanas.
Por su parte, los autorrecargables tienen un sistema de hibridación más complejo que los microhíbridos y el motor eléctrico más potente. Así, tiene capacidad para mover por sí mismo el vehículo en trayectos muy cortos, de uno o dos kilómetros, y la batería se recarga por sí sola en las frenadas.
Por último, los vehículos de gas, también son híbridos. Funcionan igual que los tradicionales de combustión, porque lo único que cambia es que incluyen dos depósitos (el segundo para el gas) y dos sistemas de inyección en el motor. Los hay de gas licuado de petróleo (GLP) y de gas natural comprimido (GNC).
La prueba ITV de emisiones:
Los vehículos híbridos, al combinar la utilización de motor de combustión y eléctrico, también deben realizar la prueba de emisiones contaminantes. La particularidad en este tipo de vehículos es que, con el motor a ralentí, el que se activa cuando se acciona el contacto es el motor eléctrico. Por este motivo, para la comprobación de gases, los profesionales de las estaciones de ITV deberán utilizar los protocolos establecidos por los fabricantes para poner en marcha el motor térmico y así poder realizar las comprobaciones correspondientes.
Otro punto importante a tener en cuenta en la ITV es el control del desgaste de los neumáticos en los híbridos. El cambio de la tracción del vehículo puede suponer un comportamiento y desgaste de los mismos, distinto a los de los vehículos de combustión.
Según cifras de Anfac, durante el 2023 las matriculaciones de híbridos enchufables aumentaron el 30,3% y las de híbridos no enchufables el 27,2%.

Fuente: Así es la ITV de un vehículo híbrido (thenewstoyou.com)

Leave a Reply