Los neumáticos, la segunda causa de defecto grave en las ITV

Los neumáticos, junto con los amortiguadores y los frenos, representaron el 21 % de los motivos de suspensos de la inspección técnica de vehículos; sólo por detrás del sistema de alumbrado.

Los fabricantes cifran su vida útil entre los 40.000 y 80.000 kilómetros (y los 5 y 10 años aunque no hayan alcanzado este kilometraje, debido al desgaste del material); son un importante factor de confort al circular, pero son aún más imprescindibles como elementos de seguridad.

Has de tener en cuenta que unos neumáticos con una presión defectuosa afectarán a la correcta adherencia del coche sobre la carretera y, también, a su óptima frenada, alargando la misma.

Asimismo, el llevar los neumáticos hinchados en exceso o deshinchados afectará a cómo pisan y pueden llegar a desgastarlos de forma irregular o prematura; eso por no hablar del consumo, ya que unos neumáticos con la presión baja generarán mayor rozamiento con la carretera, lo que supondrá que el coche deberá hacer más esfuerzo para mantener la misma velocidad… y tendrá un mayor gasto de carburante.

Junto a la presión, otro elemento clave es la profundidad de su dibujo, esencial a la hora de mantener la correcta adherencia y, también, a la hora de evacuar agua si circulamos sobre firme mojado o nieve.

Pero junto a lo anterior, hay que tener en cuenta que los neumáticos se ven expuestos a distintos factores que generan su desgaste, ya sea una conducción más agresiva, las condiciones climáticas o, incluso, el tipo de firme sobre el que se circula.

Leave a Reply